Historia del Santuario


De la ciudad de Los Andes a Auco.

El Monasterio del Espíritu Santo de la ciudad de Los Andes, fue el que recibió la presencia de Teresa de Los Andes- entonces Juanita Fernández Solar- , quien ingresó como postulante en 1919, alcanzando a estar sólo 11 meses, mientras el convento estaba a cargo de la Madre Angélica Teresa del Santísimo Sacramento. Como la devoción por su persona empezó inmediatamente después de su muerte (casi simultáneamente con su muerte, se podría decir, porque junto a la noticia de su fallecimiento en 1920 se corría la frase: “Ha muerta una Santa”), a poco andar empezaron a llegar al monasterio cartas de acción de gracias por favores concedidos, tanto espirituales como de sanaciones físicas. Teresita comenzó a ser vista como una intermediaria entre el Señor y los hombres, por eso unos años después de su muerte se tuvo que publicar de nuevo la circular necrológica; la gente quería saber más de su persona, y fue así como ya en 1929 el público tuvo su primera biografía.

En 1982, las Madres decidieron que tendrían que abandonar la construcción, por la dificultad de una clausura en medio de la ciudad y porque Teresita convocaba tal cantidad de fieles a la capilla que era imposible tenerlos.

La “Guerra Santa”  

La resistencia o rebelión de los andinos frente a la idea de que las reliquias de Teresa se fueran de su ciudad, recibió el nombre de “guerra santa”, que no fue más que la manifestación organizada de lo que los habitantes de Los Andes habían expresado antes a través de diversos medios: no querían que los restos de Teresa abandonaran su ciudad. Se reunieron miles de firmas oponiéndose al traslado, pero muchos de quienes estamparon ni siquiera sabían que le monasterio que entonces quedaba en la Avenida Sarmiento, se había construido 4 años después de la muerte de Teresita (el Monasterio original quedaba ubicado en la esquina de Avda. Sarmiento con Calle Los Villares, actualmente hoy funciona una sede universitaria), por lo que no era el lugar histórica donde la Santa había ejercido su vocación.

Visión

El Santuario es “lugar privilegiado de la expresión y evangelización de la religiosidad popular”, lugar de oración, meta de los peregrinos. El Santuario trata de entregar lo que la Iglesia en nombre de Cristo ofrece al peregrino: la palabra y la oración.

Misión

Es tarea fundamental del Santuario acoger fraternalmente a todo el que llega a él y hacerle ver que se encuentra en un lugar de oración y de recogimiento, de encuentro con Cristo Salvador y amigo de todos los hombres.

El hombre insatisfecho consigo mismo, desalentado muchas veces por la rutina de lo cotidiano, anhela alguien que le pueda liberar.

Hay que recordar la petición de los discípulos a Jesús: 

“Señor, ¿a quién iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna”
(Jn. 6,6-8)

Quienes Somos

Estrechamente unida a las Comunidades Religiosas, se encuentra la Fundación Teresa de Los Andes, dedicada a concretar materialmente el carisma carmelita del Santuario.

La Fundación se constituyó el 14 de febrero de 1989 en el Monasterio Carmelita del Espíritu Santo.

Sus fundadores fueron el Obispo de San Felipe, Monseñor Manuel Camilo Vial (Actualmente Obispo  Emérito de Temuco)  y la  Priora  del Monasterio de las Madres Carmelitas, Madre Josefina de Jesús.


El Directorio de la Fundación, está formado por nueve miembros:

  • Cuatro miembros nombrados por el Obispo de la Diócesis de Aconcagua, Monseñor Cristián Contreras Molina, O. de la M.
  • Cuatro miembros nombrados por la Priora del Monasterio.
  • El Rector del Santuario, por derecho propio.


De acuerdo a sus estatutos, la finalidad de la Fundación es la construcción, mantención administración del Santuario; además de aportar a otras obras sociales.

Subcategorías


 


 REVISTA TERESA DE LOS ANDES

Queremos que el mensaje de Santa Teresa de Los Andes, sea cada vez más conocido. Deseamos seguir difundiendo su mensaje a través de nuestra Revista.Le invitamos a leer las siguientes ediciones (Debe tener instalado Adobe Acrobat Reader). 


EDICIÓN 99 


En esta edición 99 de nuestra publicación, te invitamos a descubrir, que “la santidad de Cristo es mi vocación a vivir”. Abordamos la crisis como una oportunidad… Damos el testimonio de nuestra Santa: “cuando se ama, todo es alegría; la Cruz no pesa, se vive más en el cielo que en la tierra”… Ella con su ejemplo nos ayuda a prepararnos para este “Año de Gracia”. Desde el 13 de julio de 2019 al 13 de julio de 2020, cierre de su Centenario.

 ¡Te animamos a recorrer estas páginas para que el Espíritu Santo te sople al oido!