En un año especial donde nuestra iglesia ha sufrido, queremos agradecer a los miles de peregrinos que nuevamente llegaron hasta este Santuario de Santa Teresa de Los Andes, la primera Santa Chilena, muchos caminando desde la madrugada, viniendo desde lejos; cada uno cargado con una mochila personal donde depositaron sus problemas, tristezas,necesidades y agradecimientos. 


Ha sido un camino difícil para los católicos durante este año, sin embargo, en una muestra de amor y fidelidad a Cristo, caminaron nuevamente 27 kilómetros a través de la Cuesta de Chacabuco, para llegar hasta la casa de Teresita y demostrar al mundo, que Dios está vivo y habita e nuestros corazones, donde la "Santidad de Cristo es nuestra vocación de Vivir".