“Los santos brillan para todos los pueblos, son un don sin fronteras. Pero con esta joven Carmelita, Teresa de Jesús de Los Andes, nos sucede algo particular. Ella pisó, admiró y gozó nuestra tierra. Su mismo nombre en el santoral de la Iglesia alude a la columna vertebral de nuestro paisaje, la Cordillera de Los Andes”. 

Este 13 de julio, a las 12.00, fue la apertura del Centenario de muerte de Teresita, fue su fiesta, pero vivida por todo lo alto en nuestro Santuario. Más de mil peregrinos fueron llegando desde las 10 de la mañana y además del ¡Bienvenidos! recibieron pensamientos de nuestra Santa,  ella les habló al oído y qué expresiones: “¡Qué gran mensaje de humildad y sabiduría!”, “¡Mira … su misión es mostrar la alegría de conocer y amar a Dios!” “¡Qué fecundo detalle, para con nosotros quienes venimos a verla desde hace más de 20 años!”.

El nuncio apostólico, el administrador apostólico,  las carmelitas descalzas, los padres carmelitas, las carmelitas misioneras teresianas, los trabajadores del Santuario, los peregrinos ¡estábamos radiantes! Era Teresita que se dibujaba en el rostro y en el corazón de todos…

<GALERÍA FOTOS>