Muy temprano comenzó la jornada de hoy para la familia del santuario que junto a las comunidades del Decanato de Los Andes, salieron  hoy a las 01.15 horas  de la madrugada con destino a Santiago  para llegar hasta el Parque O’Higgins y participar de la Misa del Papa Francisco a las 10.30 horas.

Fue una jornada larga y agotadora, no importo el sueño y  el frío de la noche, el entusiasmo, alegría y emoción  de poder ver al Papa,  daba las fuerzas necesarias para avanzar.  Las horas fueron pasando y  el corazón de cada uno de los que  peregrinamos,  se llenaba  de esperanza y fe para recibir el mensaje  que el Vicario de Cristo, entregaría a los miles de fieles que le esperábamos  desde  mucha horas.

El mensaje entregado por  su Santidad,  nos habla de las Bienaventuranzas, las que no nacen de una actitud pasiva frente a la realidad, tampoco de espejismos que nos promete la felicidad en un abrir y cerrar de ojos. Las Bienaventuranzas nacen del corazón compasivo de Jesús que se encuentra con el corazón compasivo  y necesitado de los  hombres y mujeres que quieren y anhelan una vida bendecida, que saben de sufrimiento cuando se mueve el piso. El corazón chileno sabe cómo levantarse después de tantos derrumbes, y dolor;  a ese corazón conoce apela Jesús, para recibir las bienaventuranzas. Del corazón misericordioso que no se cansa de esperar. 

Nos hizo un llamado a no ser resignativos, a no escapar de los problemas,  no aislarnos y separarnos, a no ser ciegos frente a la vida y el sufrimiento de los otros. Las bienaventuranzas son para las personas que siguen apostando al futuro y que siguen, dejándose tocar por el espíritu de Dios.- “Quieres dicha y felicidad, felices son los que trabajan para que otros puedan tener una vida dichosa.  Quieres paz, trabaja por la Paz, trabaja por la justicia” 

Al terminar su mensaje,   nos enseña a  pedirle a la Virgen Inmaculada, para que ella nos ayude a vivir y desear el espíritu de la Bienaventuranzas.

Siendo las pasado las 12:00 horas, terminó la misa, donde llenos de alegría  comenzó el retorno a nuestro Valle.