En la Misa de las 12:00 horas, familiares y personal del  Servicio Nacional de Aduanas, Policía de Investigaciones y el Servicio Agrícola y Ganadero  recordaron un nuevo aniversario del accidente que enluto a la provincia de Aconcagua hace 34 años. En aquella ocasión fallecieron 27 funcionarios tras  una avalancha que les sepultó junto a gran parte de las instalaciones del Complejo Fronterizo Los Libertadores.

La Misa fue presidida por el Rector P.  Erwin Montoya ocd,  quien  se destacó el  trabajo de los funcionarios públicos que trabajan en zonas fronterizas arriesgando su vida para cumplir su deber.

El Director Nacional de Aduanas, Claudio Sepúlveda, explicó que “ese sentimiento de solidaridad, de acompañamiento, de sentirse uno solo, de sentirse familia, me conmueve y es un llamado de atención para las generaciones futuras”.

Y agregó que “ese sentimiento de familia, que se huele y que se siente, es lo que rescato. Lamentablemente estamos conmemorando la muerte de nuestros funcionarios, pero vale la pena que quienes ingresen al Servicio puedan apreciar estas actividades y que sea el signo que los motive para poder trabajar mancomunadamente con las demás instituciones”.

Los hechos de 1984 se desencadenaron luego de que un temporal intenso azotara la zona central durante varios días. Así, la noche del 3 de julio, mientras se mantenía cerrado al paso y los funcionarios cumplían con su turno en la zona de descanso a la espera de la reapertura del complejo, una avalancha de nieve arrasó con parte de las instalaciones.

En esta oportunidad, después de la misa, las máximas autoridades de los servicios entregaron un reconocimiento a las familias de las víctimas.

El Subdirector Operativo de la Policía de Investigaciones, Darío Ortega, comentó que “estamos muy contentos como institución de poder venir a saludar a los deudos de los mártires, que con su ejemplo nos dejaron una lección de vida, de valentía, de heroísmo  y una lección de sacrificio. Este año nuevamente quisimos acompañarlos en este lugar que es tan emblemático le da una doble emotividad”.

Para la Jefa de la división de Asuntos Internacionales del Servicio Agrícola y Ganadero, Verónica Echeverri, “en esta ceremonia se ve la familia de los servicios, la familia al interior de la institución y la familia de la persona. Creo que lamentablemente por una tragedia valoran estas cosas y eso se ve cuando uno participa en este tipo de ceremonias”.

La lista de fallecidos es la siguiente:

Por el Servicio Nacional de Aduanas: Mario Acuña Correa,  Nicolás Gallardo Sepúlveda, Juan González Olivares, Francisco Olivieri Palacios y José Zucco Carrasco.

Por la Policía de Investigaciones de Chile (PDI): Subcomisario: Eugenio Fernández Ramognini,  Inspector Roberto Canales Delgado, Detective  Pedro Poblete Almendra, Detective  Rodolfo Lobos Marambio, Detective  Sigisfredo Valenzuela Núñez, Encargado de Telecomunicaciones  Raúl Mora Berrocal, Guardia de  Mantención Carlos Antonio Fuentes. Además fallecieron también  María del Pilar Navarrete y el menor Sebastián Fernández Pizarro, esposa e hijo del Jefe de Comisión de Servicio, Subcomisario Eugenio Fernández.

Por el Ejército de Chile: Capitán de Ejército: Doris Pizarro Rodríguez.

Por el Servicio Agrícola y Ganadero: Francisco Perales Alvares, Porfirio Valladares Fuentes, Domingo Valdés Galdámez, Antonio Veas Flores y Mario Robles Beiza.

En la oportunidad también fallecieron particulares que cumplían funciones en el recinto:

Hugo Corvalán Gómez; Ricardo Navarrete Barros; Manuel Silva Villalobos; Antonio Buscovic Ruiz; Pedro Sánchez; Sergio Estay Vivar y la menos Alejandra Rozas Corvalán.

Para Ana María Miranda, esposa de Mario Acuña, uno de los funcionarios de Aduanas fallecidos en la tragedia,  “es una pena que uno va a llevar siempre, pero con el tiempo se hace menos doloroso, pero no se olvida. Quedé con un hijo de seis meses y me gratifica que esta ceremonia siga en el tiempo. Además, siempre estaré agradecida con la Aduana que no se  olvida de sus funcionarios”.